Con independencia de la guerra de cifras que siempre se producen en este tipo de acontecimientos, el seguimiento de la Huelga General está siendo muy superior al 29M, dependiendo de sectores se puedo hablar del 80% en la industria y muy especialmente en los turnos de noche. También el trasporte y los servicios públicos, más irregular otros sectores como el comercio. El Gobierno que ha intentado por todos los medios dar una sensación de normalidad no puede ocultar la realidad, hoy la ciudadanía está respondiendo de manera muy activa en la defensa de su dignidad y contra las políticas erráticas de M. Rajoy para salir de la crisis.  En el momento de realizar está pequeña crónica hay más de 82 detenciones y más de 35 heridos, una señal de que las cargas policiales y la represión han sido las herramientas empleadas para impedir el libre ejercicio de nuestros derechos .

 A lo largo de la tarde se sucederán las  grandes manifestaciones y concentraciones que seguro serán contundentes.  Cuando termine está jornada de lucha, los puntos de vista y los balances que se realicen serán muy dispares.  Los sectores más reaccionarios, amplificados por personajes como J. Losantos pedirán una Ley de Huelga que recorte en la práctica este derecho fundamental de los ciudadanos y trabajadores, la CEOE cada vez está más cerca de estas posiciones y sus últimas declaraciones ya no las firmarían ni sus homólogos europeos Otros, el Gobierno central y los  autonómicos seguirán insistiendo que aplican  estas medidas tan duras  y que  “les duelen” por el bien de España, o por el bien de Aragón, y de esos otros, algunos seguirán en sus trece dando como único argumento el “como dios manda”, o como el Ministro Luis de Guindos, que ha dicho hoy que su política es la “única posible”. Simplezas y demagogias.  Nosotros sabemos lo que todo esto está significando y no insistiremos más, nuestros argumentos son bien claros y meridianos. Esta jornada de lucha era y es necesaria aunque sus efectos  no sean inmediatos, que seguro los tendrá, por lo menos para “dar otro aviso” ante las previstas vueltas de tuerca que pretenden seguir aplicando o las derivadas del rescate.

Pero hay otro argumento que por ser menos mediático no es menos importante, la sociedad está reaccionando, el ejercicio permanente de defensa de las libertades, de la democracia y de la lucha por los derechos se está recuperando, han sido demasiados años de “dejar hacer” y de pérdida de “musculatura democrática”. Acumular energía para resistir y forzar al Gobierno para cambiar de rumbo es la única manera de empezar a salir de la crisis.  Hoy está siendo un paso adelante, mañana también seguiremos.

Anuncios