MANIFIESTO

MANIFIESTO de la CUMBRE SOCIAL ARAGONESA
7 DE OCTUBRE 2012
ZARAGOZA

Las organizaciones sociales, profesionales y sindicales que constituimos la Cumbre Social Aragonesa salimos de nuevo a la calle con multitud de ciudadanos y ciudadanas para denunciar las últimas medidas de recorte del Gobierno plasmadas en los Presupuestos Generales del Estado y dar la respuesta social necesaria para conseguir un cambio en profundidad, tanto en las formas como en el fondo, de las políticas que se están llevando a cabo por parte del Ejecutivo.

El anteproyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2013 es un nuevo intento de manipulación de la opinión pública al haber ocultado sus verdaderas intenciones: por un lado transfiere a las CCAA la mayor parte de la responsabilidad en el recorte del gasto social, por otro, oculta su verdadera intención en temas tan sensibles como la revalorización de las pensiones ( que fue duramente criticada por el PP cuando el anterior gobierno no la aplicó) y todo ello intentando ganar tiempo para poder sortear las próximas citas electorales en Galicia y País Vasco.

Estamos ante unos Presupuestos que van a hundirnos más en la crisis incrementando todavía más nuestra tasa de paro. Sólo contemplan recortes a la inversión, sacrifican los estímulos a la actividad económica y a la creación de empleo y renuncian a una política fiscal que, empezando por perseguir decididamente el fraude, permitiese incrementar los ingresos del Estado y evitar así una nueva reducción de los gastos sociales.

Esta situación se verá agravada por la rebaja de la partida para las prestaciones por desempleo. En unas condiciones así solo cabe esperar que aumente la pobreza y la exclusión, fenómenos ambos que afectan muy mayoritariamente a las mujeres, a los inmigrantes, a los jóvenes y ahora ya, a la infancia.

Estas partidas se verán aún más recortadas cuando las Comunidades Autónomas tengan que elaborar sus propios Presupuestos, donde asistiremos a nuevos recortes en educación y sanidad, servicios que dependen esencialmente de ellas. No podemos olvidar que ya se están planteando medidas como el copago del transporte sanitario.

El actual proyecto, junto a tanto recorte en inversión y gasto social, si contiene lo que a la inmensa mayoría de la población española nos costará el pago de la deuda. A lo que se une el apoyo destinado a rescatar el sistema bancario.

Más crisis, más desempleo, menos protección social y menos servicios públicos es una ecuación funesta para la mayoría de las personas de este país de las que solo se salvan las élites económico-financieras que se cobijan al resguardo de la acción de gobierno.

A estos recortes se suma  que los Presupuestos son especialmente crueles con Aragón en materia de infraestructuras. Por quinto año consecutivo caen las inversiones estatales en nuestro territorio en esta materia, pero este año lo hacen en un 30% -tres veces más que la media de las Comunidades Autónomas, dejando a Aragón en el peor escenario de inversión de las dos últimas décadas.

Nuevamente asistimos a promesas incumplidas que se materializan en aplazamientos y retrasos en unas infraestructuras de comunicaciones absolutamente necesarias para articular Aragón y posibilitar su crecimiento socioeconómico. A esto habría que añadir el recorte del 10% en el Plan de la Minería -en el marco de un año en el que ya se recortaron los fondos mineros en casi un 40%-.

Los brutales efectos socioeconómicos de las políticas de recortes del Gobierno Rajoy tienen su reflejo en las políticas que está desarrollando en Aragón el Gobierno Rudi, centradas en el desmantelamiento de los pilares del Estado del Bienestar, la privatización del sector público y el nulo respeto a las demandas de la ciudadanía aragonesa organizada.

El violento ataque a las estructuras de los servicios sociales, la sanidad y la educación pública -que nos roba nuestro futuro y nuestra calidad de vida-, la demonización de los servicios y los trabajadores públicos, los desmesurados recortes en materia cultural, la parálisis en la atención a la dependencia, el cierre no negociado de la actividad minera que deja sin alternativas a algunas comarcas, la ausencia de una política industrial realista y consensuada con los agentes sociales, el abandono deliberado del sector agroganadero y el medio rural, el retroceso en los derechos sociolaborales y la nula sensibilidad hacia la realidad que sufren las personas dependientes, con discapacidad, en riesgo de exclusión, inmigrantes, mujeres, jóvenes o menores…, son malas prácticas políticas del Gobierno de Aragón que destruyen nuestra cohesión social, contribuyen a profundizar en las desigualdades y en la dualización de nuestro modelo social e impiden que salgamos de la crisis de una forma sostenible

En estas condiciones, las entidades de la Cumbre social Aragonesa, al igual que en el resto del estado:

  • Además de un amplio programa de acciones vamos a poner en marcha en Aragón la campaña de exigencia de un Referéndum sobre la acción del Gobierno. Campaña que consistirá en la recogida de firmas entre la ciudadanía y la exigencia de que se convoque un Referéndum sobre el programa que se está aplicando por parte del Gobierno se convierte también en una exigencia de regeneración democrática. La ciudadanía puede y debe (porque así lo contempla la Constitución), ser convocada para expresar su opinión ante situación tan grave y excepcional por la que atravesamos. la Cumbre Social Aragonesa se ratifica en la exigencia del que fue el grito más unánimemente coreado el pasado 15S: ¡Referéndum ya!

POR UNA SALIDA SOCIAL A LA CRISIS, POR NUESTRO PRESENTE Y NUESTRO FUTURO.

Descargar Declaración de la Cumbre Social Aragonesa de 26 de Julio de 2012  en PDF

Ver Declaración  de la Cumbre Social Aragonesa “Exigimos un Referéndum” de 26 de Octubre de 2012

Imagen de la cabecera de la manifestación  de la Cumbre Social Aragonesa en  Madrid el 15S
Anuncios